QUÉ SON

1
2
3

Una práctica filosófica es la puesta en escena de la filosofía; esta implica movilización, pensamiento, interacción, transformación e intercambio con las estructuras filosóficas de las personas. Tanto los grupos, las instituciones como los individuos poseen un modo de funcionar, de ser, de aprender y de vivir, la práctica filosófica trabaja con dichos marcos y coordenadas ya presentes; los hace conscientes, habilita nuevas operaciones y permite transformarlos.

El término práctica filosófica si bien se puede aplicar a varios contextos tiene un sentido especial a partir de diversos filósofos tales como Matthew Lipman en Estados Unidos desde los años 70’s, Gerd Achembach en Alemania desde los años 80’s o Lou Marinoff desde los Estados Unidos a partir de los 90’s.

Ellos no sólo consideraron a la filosofía como algo de lo cual se puede hablar sino que también puede impactar en la forma de vida y las decisiones cotidianas que cualquier persona tome, sea filósofo o no. Posterior a esto, miles de filósofos prácticos y de instituciones y Universidades en el mundo empezaron a utilizar y considerar la filosofía de este modo así como lo ha hecho la UNESCO, en especial con su informe: La filosofía: Una escuela de la libertad. Enseñanza de la filosofía y aprendizaje del filosofar: la situación actual y las perspectivas para el futuro.

Desde este paradigma se propone el desarrollo de la filosofía a partir de la acción, dejando de lado la pretensión de erudición, complejidad e inutildad, y se muestra a través de sus métodos que su ejercicio no está reservado sólo a los filósofos.

Abriendo espacios con filosofía para niños, en consultorías individuales o grupales, en cafés filosóficos, con organizaciones o en talleres de todo tipo, estas nuevas tendencias han puesto de manifiesto que es posible generar espacios de diálogo y aprendizaje entre grupos y personas distintas haciendo un uso interesante a la vez que sumamente potente del filosofar como una disciplina a la vez antigua que contemporánea.